FANDOM


El Monstruo
El innombrable
Monstruo
Nombre El Monstruo
Nombre real Ninguno
Genero Monstruo
Película/Serie

Frankenstein (1816)
Primera aparición Frankenstein, the man who made a monster (1931)
Clasificación Villano trágico
Procedencia La ville de Genève, Ginebra, Suiza.
Armas Fuerza Bruta
Familia Victor Frankenstein (Creador)
-"¡Cómo expresar mis emociones ante aquella catástrofe, ni describir al desdichado al que con tan infinitos trabajos y cuidados me había esforzado en formar! Sus miembros eran proporcionados, y había seleccionado unos rasgos hermosos para él. ¡Hermosos! ¡Dios mío! -

Su piel amarillenta apenas cubría la obra de músculos y arterias que quedaba debajo; el cabello era negro, suelto y abundante; los dientes tenían la blancura de la perla; pero estos detalles no hacían sino contrastar espantosamente con unos ojos aguanosos que parecían casi del mismo color que las órbitas blancuzcas que los alojaban, una piel apergaminada y unos labios estirados y negros ¡Ah! No había mortal capaz de soportar el horror de aquel semblante. Una momia a la que dotaran nuevamente de animación no podría ser tan espantosa como aquel desdichado."-

Descripción de Victor Frankenstein al monstruo

"-Dado que la pequeñez de las partes constituía un gran obstáculo para la rapidez de mi trabajo"-

Victor Frankenstein, describiendo su trabajo terminado

Descripción Editar

El Monstruo aparece como una criatura humanoide de enorme estatura, según palabras del propio Victor Frankenstein, mide unos ocho pies de alto (2,40, aproximadamente). De forma premeditada, los detalles del proceso su creación se dejan imprecisos, aunque resulta implícito que su creador se valió de fragmentos de cadáveres procedentes de las salas de disección, patíbulos y mataderos. Casi inmediatamente después de nacer, es capaz de ponerse en pie, de caminar y de usar ropa; un ser bastante inteligente. Además es muy sensible y emocional, anhela la compañía y el afecto y su único objetivo es compartir su existencia con otro ser dotado de sentimientos, semejante a él.

El nunca fue un monstruo Editar

Es muy elocuente y articulado, llegando a hablar y a escribir con gran corrección en francés, admira la belleza, y su mayor placer es ver las flores, los pájaros y todas las alegres galas del verano. Tiene inclinaciones pacíficas, y aunque conoce el uso de la carne, prefiere alimentarse de raíces, bayas y nueces que encuentra por el campo, siendo vegetariano.

Le gusta leer, y varios de los libros que lee son El paraíso perdido de Milton, le llega a decir a Frankenstein, y que de paso le sirve para comprender las nociones de creación y divinidad, Las desventuras del joven Werther, de Goethe y Las vidas paralelas de Plutarco.

Sin embargo, el continuo rechazo de que es objeto, lo hace convertirse en un ser solitario, amargado y vengativo, a pesar de eso, es continuamente atormentado por remordimientos, que lo diferencian de otros monstruos de la literatura como Drácula o Nosferatu, quienes jamás experimentan arrepentimiento, puede decirse que el Monstruo, es en realidad un hombre que es bueno por naturaleza, y que es la sociedad la que lo pervierte.

Frankenstein, the man who made a monster (1931) Editar

Victor Frankenstein, es abandonado por éste a su suerte, repugnado por su aspecto físico y durante varios días, el Monstruo, asustado, entristecido e ignorante de su identidad, vaga por los bosques, sobreviviendo como puede a base de bayas silvestres y agua del río, pero conforme el tiempo va empeorando y la comida se vuelve en el bosque cada vez más escasa, busca refugio en un pueblo cercano, donde todos sus intentos por contactar con seres humanos acaban de manera violenta y desastrosa, al ser rechazado por todos.

Finalmente encuentra cobijo en un cobertizo abandonado en una remota granja, habitada por una familia, los De Lacey, originaria de Francia, así que en el transcurso de los meses siguientes, y a fuerza de observar sin ser visto a los moradores de la casa, con los que llega a encariñarse, el Monstruo aprende a hablar, a leer, a escribir y empieza a comprender mejor el mundo que le rodea. Se vuelve culto, elocuente y refinado, pero también se vuelve consciente de su propia deformidad física y de la anormalidad de su nacimiento, que lo apartan de las personas.

Gracias a unos papeles que encuentra en un bolsillo de unas ropas que se llevó del laboratorio de Frankenstein, y que son el diario de éste, acaba por conocer la historia de su creador y los pormenores relativos a su nacimiento, lo que le lleva a experimentar un creciente rechazo hacia sí mismo. Sin embargo, no renuncia a la posibilidad de hacerse amigo de la familia, y un día que los hijos están ausentes, intenta acercarse al padre, que, al estar ciego, no puede verle y no es consciente por tanto de su deformidad. Sin embargo, cuando el resto de la familia regresa, es de nuevo objeto de rechazo y de horror, y expulsado de la casa.

Corazón destrozado Editar

De nuevo solo y separado de la compañía de todo ser inteligente, vaga otra vez por los bosques, con la esperanza de encontrar a Victor Frankenstein y apelar a su simpatía y obligaciones como creador suyo. Encuentra en su camino a una niña campesina que está a punto de morir ahogada. Le salva la vida, pero cuando el padre de la niña le descubre, le dispara con una escopeta y está a punto de matarlo.

Resueltamente amargado ya por este hecho y albergando deseos de odio y de venganza contra la humanidad, consigue llegar finalmente a los alrededores de Ginebra, ciudad donde reside la familia de Frankenstein y la fatalidad hace que se tope con William, el hermano pequeño de Victor, y al saber de su parentesco, en un arrebato de rabia, lo asesina. Envalentonado y furioso, abandonándose a impulsos homicidas, arregla las pruebas de manera que las culpas del asesinato recaigan sobre Justine, la criada encargada de cuidar al niño. Poco después se encuentra con Frankenstein en persona, al que cuenta su historia, culpándole airadamente de haberle creado para haberse después desentendido de él y haberle condenado a una vida amargada y miserable, abocada a la más absoluta soledad.

Exige que cree para él una compañera, un ser semejante a él, pero de sexo femenino, con el que promete que se alejará para siempre de la vecindad humana y conmovido por la historia que el Monstruo le ha contado, pero también alarmado al conocer la naturaleza de sus crímenes, y temeroso de su posible venganza, Frankenstein accede reluctante a cumplir los deseos de su criatura.

El científico y su mejor amigo, Henry Clerval, se trasladan a un apartado rincón de Escocia, donde, en secreto, emprenderá la creación de una segunda criatura. Sin embargo, experimentado una cada vez mayor repugnancia por la tarea, y atormentado por los remordimientos y por la posibilidad de dar origen a una raza de monstruos, que se convierta en un peligro para la humanidad, se ve incapaz de continuar. El angustiado Monstruo reaparece y de nuevo apela a los deberes de Frankenstein para con él, implorando que continúe con su trabajo. Pero Frankenstein se muestra inflexible y al no obtener resultado alguno, se retira profiriendo terribles amenazas: "Me iré, pero, recuerda: estaré presente en tu noche de bodas".

El monstruo que la sociedad creo Editar

Poco después, el Monstruo mata a Clerval, y a Victor se le acusa de este crimen, siendo sólo salvado de la prisión y el patíbulo por la intervención de su anciano padre, que ha llegado desde Suiza, desolado, y consumido por el temor y la obsesión, intenta rehacer como puede su vida: regresa a Ginebra y se prepara para casarse con Elizabeth Lavenza, su novia de toda la vida. Pero el Monstruo cumple con su amenaza: la noche de bodas, aprovechando un momento de ausencia de Victor, que teme por su propia vida, regresa y asesina a Elizabeth.

Incapaz de soportar tal cúmulo de muertes y desgracias, el padre de Frankenstein muere, y el propio Victor está a punto de perder la razón. No creyendo nadie la historia de que es un monstruo quien está detrás de todas esas muertes, decide consagrar lo que queda de su vida a perseguirlo y a exterminarlo.

Al cabo de varios años, llega a las soledades del Ártico, donde el capitán Walton, director de una expedición de exploración que intenta encontrar un paso al norte que facilite las rutas de navegación, lo recoge moribundo en su barco y con su último aliento le relata su historia, le insta a que no cometa los mismos errores que él cometió y le ruega que se deshaga del Monstruo y poco después, éste se presenta en el barco, se lamenta sobre el cadáver de su creador, y por su propio y aciago destino, ruega a Walton que no lo juzgue con demasiada severidad por sus crímenes "-pues nadie ha sufrido por ellos tanto como él mismo- y abandona el barco jurando poner fin a su existencia."

Trivia Editar

  • Se piensa que el Monstruo es un reflejo de lo que Victor Franknesntein es, un hombre triste y solitario rechazado por la sociedad, quien la obligo a revelarse y luchar contra el mundo, a pesar de sus buenos actos.
  • La novela de Mary Shelley, refleja que las personas como Victor Frankenstein y el Monstruo son seres malvados creados por la sociedad.

Véase también Editar

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.